Operación motor Polikarpov I-16

Hacía dos años que el avión crecía: el fuselaje, la cola, el plano central y el tren de aterrizaje eran ya una realidad. Lo que realmente marcaría un definitivo empuje al proyecto, sería el poder montar un motor.

Definitivamente, la decisión estaba tomada, a pesar de la siempre continuada estreches presupuestaria. El dejar el avión, sin motor o con un motor de “madera” , no era opción, nuestro I-16 debería poder perder aceite.

En Innsbruck Con Enrique y Wolfgang Falch, con el motor recién cargado, y listos para la vuelta a casa.

Así que a mediados del 2004, con la facilidad de comunicación mundial que ya nos permitía internet, nos permitimos publicar en varios foros de nuestro admirado mundo anglosajón.  Publicamos para la recuperación y preservación de viejos “warbirs”, fotos de nuestro proyecto, callándonos la imposibilidad de que algún día volara. Así, aumentando más el asombro, de que en España se desarrollara un proyecto de esta envergadura, con la búsqueda de un auténtico motor para montarlo.

De Inglaterra recibimos varias oferta, algunos en funcionamiento, pero al final nos decidimos por la recibida de Austria. Concretamente en Innsbruck de Sandy Air Corps – Aircraft Recovery & Restoration , de la mano del amigo Wolfgang Falch, el motor ofrecido era un ASZ-62IR-M18 de fabricación Polaca y procedente de la Fuerza Aerea Bulgara, exacto al Shvetsov M-62 Ruso licencia del  Wright Cyclone R-1820.

El ASZ-62IR-M18, cargado y trincado en el camión.

Con el trato hecho, ahora se trataba de ver com la decisión fue ir a por él, así comprobaríamos el estado y nosotros mismos lo transportaríamos.

Caja contenedor de motor, donde se mantenía preservado.

El 16 de diciembre del 2014,  salimos de La Sénia con un camión ligero, dispuestos a cruzar media Europa,  a por lo que sería la pieza más significativa en nuestro proyecto.

La ruta elegida fue la de Italia, para evitar puestos fronterizos, que pudieran crearnos algún tipo de problema ante la irregular manera de conseguir un motor de aviación!!

Placa del ASZ-62IR-M18, de fabricación polaca licencia del Shvetsov M-62 Ruso.

Marsella, Génova, Verona, Trento, Bolzano e Innsbruck fue la ruta elegida, a la noche del 16 ya dormíamos en la frontera Italo-Austrica con una nevada típica de los Alpes.

El 17 sábado por la mañana, en la puerta del almacén de Wolgang, al abrir la puerta vimos por primera vez nuestro motor, al lado de una cabina en restauración de un J-52.  El motor estaba bonito, usado pringado de aceite y con sus 9 cilindros imponentes, la carga fue rápida y la estancia en Innsbruck en compañía de Wolfgang más rápida aun, sin un café y solo con la promesa de volvernos a encontrarnos con más tiempo.  Con el motor bien trincado en la caja,  emprendimos el viaje de vuelta, por una autopista rodeadas de nieve y contentos como nunca.

De tirón  cruzamos Italia, Francia y llegamos a la frontera de la Junquera ya entrada la noche, y a la Senia muy tarde, cansados pero ilusionados, el domingo 18 a primera hora con las ganas de ver y tocar el motor junto con el avión, comenzó el trabajo de motor.

Durante los primeros meses del 2005, nuestro buen amigo y colaborador, el Comandante Antoni Vilella, nos ayudó con el motor. Su experiencia nos permitió desmontarlo, limpiarlo y repintarlo sin muchas dificultades, para que empezara a lucir como nuevo.

En  2006 con el motor listo, iniciamos los trabajos de la bancada que lo sujetara al fuselaje y  montar en motor en su sitio.

Los trabajos fueron complicados y delicados al mismo tiempo. Con la ayuda de un viejo manual original, del motor americano Wright – Cyclone, que contenía unos detallados planos con medidas en pulgadas, confeccionamos planos en AutoCad. Esto nos permitió poder construir el aro de soporte de los silentblocks, trabajo fino que realizo el taller de nuestro amigo Rafael Jimenez, Presidente de la Fundación Aérea de la Comunidad Valenciana.

El 29 de diciembre la bancada quedo soldada y sujeta al fuselaje. Al fin, el motor se podría montar en el avión. Aún tardaríamos un tiempo, la operación colgado del motor, se debería hacer con todas las medidas de seguridad y comprobaciones de la resistencia de todo lo montado.

Primer montaje del motor.

El 3 de febrero del 2007, con la ayuda de un equipo de amigos de Castellón, el motor se montó y nuestro I-16 comenzó a perder aceite.

El avión con el motor en su bancada.

Ahora otro reto teníamos por delante… ENCONTRAR UNA HELICE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *