Messerschmitt Bf-109 E 6-130

El Messerschmitt Bf-109 E 6-130, recupera las palas de las hélices, el buje del avión ya monta las tres palas de paso variable, es el primer paso en la reconstrucción del motor y posterior montaje en una bancada que se unirá  a la cabina.

Hélice trípala de paso variable montadas en el buje original del avión 6-130.
Detalle de la hélice con las marcas de la factoría Verinigte Deutsche Metallwerke AG.

El sábado 7 de diciembre del 1940, víspera del día de “La Inmaculada”, el ambiente era festivo en el aeródromo del Prat, las autoridades franquistas querían una gran celebración, será la primera “Inmaculada” después de la guerra, como Patrona de la Infantería las celebraciones alcanzaran a todos los estamentos militares.

Hélice de un Bf-109 E, con el buje al descubierto, con palas VDM.

En el aeródromo de El Prat varios  Bf-109 efectuarían vuelos de exhibición con ejercicios de acrobacia en el aire.

El 6-130, seria pilotado por el Teniente Provisional de Aviación Eduardo Laucirica, con la guerra finalizada, su intención era dejar el ejército y retomar sus estudios de medicina, que tuvo que interrumpir al iniciarse la guerra. Pilotaría la magnífica máquina que era el Bf-109, y disfrutaría de este último vuelo, pero esta mañana algo saldría mal, en una maniobra muy forzada, no logro remontar el vuelo y el avión se estrella en un terreno pantanoso, cerca de la pista de vuelo, entre el aeródromo y la playa. El impacto contra el suelo fue tremendo, a plena potencia del motor, tratando de remontar el vuelo, el avión se desintegro y se hundió en el barro, Eduardo murió instantáneamente.  

Motor DB 601 A igual al que montaba  el Messerschmitt  Bf-109 E.

Las dificultades de los días posteriores, para el rescate del cuerpo y del avión, decidieron a las autoridades darlo por desaparecido en acto de servicio.

La prensa del régimen no publicó referencia alguna del accidente hasta el 8 de marzo del 41, que con una escueta nota informaba;

Detalle del fuselaje con el numeral 6-130.

“Homenaje a la memoria de un aviador, Misa de campaña en el Aeródromo del Prat a la memoria del Teniente Eduardo Laucirica muerto hace unos meses en este aeródromo en acto de servicio”.

El 15 de noviembre del 2002, 62 años después, una máquina excavadora, bajo la supervisión del Ejercito del Aire y AENA, recuperaban los restos del avión y de Eduardo, los trabajos de ampliación del aeropuerto, con la construcción de la nueva pista 25L-07R, alcanzaba al lugar señalizado por una cruz, lugar del accidente.

Detalle de la cabina en exposición, con las piezas originales del 6-130, expuesta en el Centro de Interpretación del Campo de Aviación de La Sénia.

5 años después, en noviembre del 2006, los restos del avión llegan a la Senia cedidos por el Museo del Aire. Estas piezas han estado expuestas en el Centro de Interpretación del Campo de Aviación de la Senia, mejorándose la exposición con la construcción de la cabina y de la sección de cola del avión, ahora se inician los trabajos de la reconstrucción del motor, montándose en su bancada y recuperando su aspecto original.

Esperemos poder avanzar en el proyecto y seguiremos informando.

https://www.lavanguardia.com/vida/20021116/51262764507/aparecen-en-el-prat-restos-de-un-caza-aleman-perdido-hace-62-anos.html

https://www.lavanguardia.com/vida/20021119/51262764849/hallan-en-el-prat-los-primeros-restos-humanos-del-piloto-de-un-caza-que-se-estrello-en-1940.html

Detalle del timón de dirección y estabilizadores horizontales, expuesto en el Centro de Interpretación del Campo de Aviación de La Sénia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *