El “Super Saeta” C10 C-92

PROYECTO SUPER SAETA C10 C-92

 

Antes y después del Super Saeta C10 C-92.

El Super Saeta en el Instituto “Illa de Banyols” del Prat. Abril del 2015.
Avión con su aspecto actual y en su ubicación dentro del CAHS (Centro de Aviación Histórica de la Senia).

En abril del 2015, tuvimos el primer contacto con el avión, llegamos al patio del Instituto “Illa de Bayols” del Prat y allí estaba. Teníamos que iniciar los trabajos de desmontaje, para su traslado a La Sénia.

Las gestiones fueron realizadas a cuatro bandas; entre el Ayuntamiento de la Senia, ADAR ( Asociación de antiguos aviadores de la Republica), la Fundación “Parc Aeronáutic de Catalunya” y la Dirección del Instituto de Enseñanza  “Illa de Banyols”. Las gestiones dieron sus resultados , culmino con la cesión del Saeta para su restauración y futura exposición en el “Camp d’Aviacio de La Sénia”. Donde el Saeta conviviría con nuestro Polikarpov I-16 y el Tupolev Sb2 en construcción.

El avión, después de más de 25 años, dedicado a la enseñanza de futuros mecánicos de aviación, su aspecto era de cansado. En el patio,  una antigua cancha de baloncesto, convivía con varios aviones mas; algún helicóptero y un gran motor a reacción (que algún día propulso un gran 747). Después de un rápido pero detallado vistazo al avión, comenzamos los trabajos de desmontaje.

Con la colaboración del Jefe de taller de la escuela, algún amigo de la FPAC y nuestro equipo, no tardamos en cumplir el objetivo del día , el desmontaje de todo lo desmontable, excepto las alas.  La siguiente jornada se finalizó todo el desmontaje, para su traslado.

Inicio de los trabajos de desmontaje, para su traslado a la Senia.

El segundo día en el Prat, previa a la carga en el camión (con la ayuda del equipo de la Brigada Municipal del Ayuntamiento) la tarea más importante consistió en la recogida y clasificación de todas las cajas de material. Dicho material organizado por el departamento  de taller del Instituto, se guardaba perfectamente preservado en el “Saeta´s Technical Departament”( sala cerrada a 7 llaves donde no se perdió casi nada) que permitió en el futuro su rejuvenecimiento y el desmontaje de las alas. Después, la carga y el traslado se realizó sin novedad, y ya en la Senia , en interior y preservado de la intemperie, comenzó el trabajo de restauración.

Tras  el estudio de documentación y manuales, los primeros trabajos se centraron en la clasificación de piezas, en la limpieza y saneado de la cabina. Tras la cual se comenzó su reconstrucción, trabajo importante,  pues es donde el avión vuelve a recupera su dignidad como aeronave y comienza a parecer que recobra la vida.

Seguíamos sin conocer la identidad de nuestro avión. El aspecto exterior solo mantenía preservado el antiguo distintivo de su ultimo escuadrón( el 214 basado en Morón). Este dato, no nos daba mucha información, pues todos los últimos Ha-220 acabaron su vida operativa en el Ejercito del Aire en esa base.

El motor Turbomeca Marbore listo para su traslado y trabajos de sujeción de la base para el transporte.

El avión, al iniciar su cometido docente, fue desmilitarizado y repintado con pintura plateada.  Nuestras dudas seguían,  si  bajo esta capa de pintura aún estarían los antiguos colores, lucidos cuando volaba. Decapamos las alas sin mucha dificultad y apareciendo sus antiguos colores y las viejas escarapelas rojas y amarillas. El fuselaje donde se marca el numeral no nos dio esa alegría, su antigua librea no apareció (en su día fue totalmente decapado y masillado) desapareciendo toda la pintura y ninguna placa nos daba referencia de su antigua vida.

Sección de fuselaje en su base para el transporte.

Al llegar a la deriva nos dio la anhelada referencia, al eliminar el gris plata apareció aun visible el numero C10 C-92, al fin teníamos su DNI.

Con la matrícula y a través de nuestros amigos, Moron y Elda, 4 fotos del avión llegaron a nuestras mano. El camuflaje superviviente nos confirmó su identidad.

Ya con personalidad propia los trabajos de restauración fueron siguiendo.

Avión listo para el viaje, en el camión se cargó el fuselaje y las dos alas.

En su día se volvió a montar motor, y con el traslado al nuevo Centro de Aviación Histórica de La Senia, las alas se montaron.

Aquí, en su definitivo espacio de exposición, poco a poco fue recuperando algunos de sus sistemas; alerones, timón de profundidad, timón, flaps, aerofrenos y hasta el tren funciono (con sistema neumático de emergencia).

Tras la cesión de parte de la cúpula de la cabina, para el hermano en vuelo el C10C 98, y su reconstrucción, nuestro avión fue llegando a la fase de poder recobrar su viejo aspecto guerrero.  Para ello, el estudio previo de las viejas fotos y el ajuste de los colores, fue decisivo.

Con la base preparada en octubre del 2018, y descartada la posibilidad de mantener la pintura original( por su deterioro y anteriores decapaciones) se preparó el espacio para su pintado. Respetando escrupulosamente su antiguo aspecto, se pintó en sucesivas fases, primero el verde y después el amarillo desértico.

El resultado después de estos años de trabajos y cuidado está al alcance de todos, visitando La Senia, su antiguo Camp d’Aviacio y el CAHS (Centro de Aviación Histórica de la Senia).

Hoy en día, el trabajo de restauración no ha finalizado, su aspecto es de “avión en vuelo”, digno y contento, pero aún falta seguir con los detalles y sistemas. La restauración e incorporación del segundo motor se realizara en un futuro y mientras tanto seguiremos cuidando de C10C 92, nuestro querido Saeta.

IMAGENES DETALLAS DE TODO EL PROCESO

 

 

Una respuesta a “El “Super Saeta” C10 C-92”

  1. Estoy muy orgulloso de que personas como vosotros con inmensa paciencia , interés y entusiasmo consigáis mantener en este estado a aviones que han formado parte de nuestro Ejercito del Aire y de nuestra historia. ¡Enhora buena amigos ! ¡ Seguid así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *