Arqueología del Túpolev SB BK-093 siniestrado en Canet lo Roig.

En las imágenes se ilustran el anverso y reverso de una las cuatro llaves de paso de gasolina de emergencia situadas en el piso de la cabina del piloto. Dicha llave es de bronce fundido y mecanizado, constatando  que le falta la manija de apertura y cierre.

Tramo de cinta de ametralladora ShKAS recuperado del lugar del siniestro. Este tipo de munición se concibió para la ametralladora del mismo nombre (Shkas) cuya cadencia de tiro superaba los 1800 disparos por minuto.

Detalle del visor de bombardeo OPB-1 como el que portaba el BK-093. Estos visores fueron fabricados en la Unión Soviética bajo licencia de la empresa alemana Goerz-Berlin. Este modelo estaba ampliamente sobrepasado tecnológicamente en aquella época, de ahí que los alemanes vendieran la patente y derechos de fabricación a Moscú.

Fragmento del instrumento indicador de posición del tren de aterrizaje, consistente en una esfera de duro aluminio con cuatro luces indicadoras, dos en la parte superior de la esfera y dos en la inferior. Las dos luces de arriba, eran de color rojo (tren replegado), mientras que las dos de abajo eran de color verde (tren desplegado)

Aun faltándole el filtro de metacrilato transparente de color rojo, el fragmento hallado se corresponde con el piloto rojo superior derecho, por su situación con respecto a los marcajes en cirílico situados en el margen: “P SH-54” (Podëm Shassi-54 ó Indicador de repliegue del tren de aterrizaje modelo 54). Este instrumento se encuentra ubicado en la parte inferior izquierda del panel de instrumentos del SB.

Tapa del barrilete del mecanismo de cuerda del cronógrafo de vuelo Jaeger Lecoultre. Dicho instrumento se montaba en la cabina del observador y era un elemento clave para el cálculo de navegación y bombardeo con precisión. El cronógrafo Jaeger fue encargado directamente por la URSS a la fábrica relojera Suiza para equipar a la emergente aviación soviética.

En la imagen vemos uno delos cuatro contrapesos de acero cuya función era balancear y reducir las extremas vibraciones del montaje gemelo de ametralladoras ShKAS del observador.De este modo se lograba una mejor concentración de proyectiles en el blanco,propiciando un tremendo “punch” en el área impactada, destruyendo con eficacia el blanco. Por su fantástica cadencia de tiro, la ShKAS era una auténtica sierra.

Soporte lateral de acero de la bancada del motor M-100 (K-100) del BK-093 hallada en las proximidades del siniestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *