A-2, la “flight jacket”

Desde los inicios de los primeros vuelos, se hizo necesario  vestir al piloto de forma adecuada. El piloto para enfrentarse al medio hostil que es volar, contra el frio y el viento, tenía que abrigarse y protegerse. El abrigo, gafas y gorro, acompaño a los pilotos en sus vuelos.

En la Primera Guerra Mundial, se popularizo en todas las armas de aviación del mundo, el uso de chaquetas de cuero, con el casco del mismo material y gafas. Fue la indumentaria típica por que se identifica el piloto de avión.

La comodidad y la eficiencia, canalizo el vestuario a lo que conocemos como “cazadora de vuelo” o “flight jacket” en inglés.

Vamos a conocer la más famosa, la A-2 americana, seguro que muchos desconocen su denominación, pero sí que la han visto en numerosas ocasiones en el cine. Ha sido vestida por los centenares de actores que en Hollywood han dado vida a pilotos desde el inicio de la historia de la aviación. Desde películas en blanco y negro de John Wayne o James Stewart hasta recientes como  “El Vuelo del Fénix” donde Dennis Quaid viste la A2, que 80 años después de que se diseñara, no ha envejecido nada, la chaqueta sigue tan de moda como el primer día.

En los años 20, durante el crecimiento y desarrollo de la “Army Air Force” se normalizo mediante especificaciones de fabricación de la primera “flight jacket” la A-1, pero como todos los primeros diseños se mejoró y en septiembre del 1930 entro en servicio la A-2. El diseño era tan pratico que 88 años después la puedes vestir sin parecer pasada de moda, y de la que se siguen haciendo copias a la moda para uso diario, y aun hoy en día se viste en la USAF.

Su uso se popularizo durante la Segunda Guerra Mundial, miles de chaquetas fueron distribuidas entre las tripulaciones de la Army Air Force. Su comodidad la hizo popular hasta en el ejército, el general McArthur la vistió durante toda la guerra.

Confeccionada con “horsehide leather” cuero de caballo y forro interior de lino marrón, dispone de: dos bolsillos, sin botones, con clic, cremallera “Talon” de latón, hombrera de protección por el roce de los atalajes, puños y goma trasera de punto ajustable. Detalles como botón de clic en el cuello evita que con el viento vibre, y un pequeño broche metálico permite cerrar el cuello.

Cazadora de Vuelo de la Aviación de la Republica, durante la Guerra Civil Española, muy parecida a la A2 americana, perteneciente al teniente Pere Andrada. Expuesta en el Centro de Interpretacion del “Camp d’Aviacio de la Senia”.

Se mejoró su estética, decorarla con los emblemas de los escuadrones de vuelo, generalmente pintados. Fué copia de los “nose arts” de los morros de los aviones, el nombre del propietario se lleva en una pequeña tira de cuero troquelada en el pecho y el distintivo de grado militar en las hombreras.

Con el uso el cuero envejece y esto la hace aún más cómoda y “cool” como dirían los americanos.

El actor James Stewart en 1941 , se incorporó al Army Air Force como piloto, sirviendo en el Escuadrón de Bombardero 703. Equipados con B-24 y en el 453 Grupo de Bombardero de la  8 Fuerza Aérea volando B-17. También se mantuvo en la reserva durante toda su vida activa, retirándose con el grado de General de Brigada de la Fuerza Aérea, su A-2 usada durante la Segunda Guerra Mundial, está expuesta en el “National Museun of the US Air Force”.

Antoine de Saint-Exupery, piloto y autor del libro “El Principito”, durante la II Guerra Mundial, vistiendo la A2. Murió al estrellarse el P-38 que pilotaba el 31 de julio de 1944.

Durante nuestra Guerra Civil, numerosas copias de esta A-2 se confecciono por diferentes sastres y manufacturadores de prendas de cuero. Se vistieron por la Aviación Republicana por su comodidad, una de estas “cazadoras de vuelo” puede verse en el centro de interpretación del “Camp d’Aviació de la Sénia”, perteneciente al Teniente Pedro Andrada.